La Calle de Córdoba XXI

domingo, 14 de enero de 2018

El Español errante y el país de los tres noes

Lo mejor de España es que no se necesitan razones para justificar un cambio o motivar una revolución. Las razones siempre las hemos tenido ahí desde los Reyes Católicos, y lo más milagroso es que, a fecha de hoy, no falta ninguna.

El naufragio del régimen del 78, es, en sus fundamentos, idéntico a todos los naufragios anteriores;   la mediocridad de los líderes, la obsolescencia del congreso, la arrogancia de los poderosos, el reinado de lo falso, la corrupción política e institucional, la vulgaridad de los ricos, el cráter vacío de la industria que nunca tuvimos, la mediocridad de la escuela, la precariedad de los contratos, la explotación desmedida, la miseria galopante, la urbanización especulativa, la desertización del territorio, el austericidio de los servicios públicos, la miseria cainita de nuestra historia...

Desde Don Quijote no nos privamos de nada en este país; ni tan siquiera de estar bien informados y conscientes de nuestro perpetuo fracaso.

jueves, 28 de septiembre de 2017

España y el imperio del poder judicial: Estado de conveniencia y prevaricación judicial


El jardín de las voluntades entre volcanes de emociones…
Pequeño tratado de botánica hispánica con 14 paisajes
Decía Foucault que el discurso no es un hecho lingüístico (1), sino un juego estratégico de lucha y confrontación; de acción y reacción, de argumentación y contra-argumentación; de dominación y acomodamiento; de polemización crítica y sumisión acrítica. 

Sin duda Foucault era francés. Un español jamás hubiese hablado de “juego estratégico” en la España del siglo XX. Tampoco en la España actual, ya que desde la dictadura ninguna tertulia de bar, o televisiva, ni debate parlamentario, configura en esencia ningún hecho lingüístico; mucho menos un “juego estratégico”. En los últimos 80 años más que intercambios de ideas el Español medio lo que practica habitualmente es la confrontación de voluntades. Sea soberanista o independentista, monárquico o republicano, de derechas o de izquierdas, catedrático o párvulo, juez o abogado, el Español de hoy se desenvuelve en todos los ámbitos de su vida, en un inmenso jardín de voluntades que florece permanentemente entre volcanes de emociones; desde Algeciras a Portbou.

jueves, 14 de septiembre de 2017

La paradoja de Rajoy y Puigdemont; Estado de Conveniencia, Identidad y Economía


El 1 de Octubre promete convertirse en una fecha interesante tanto para los que quieren una Cataluña independiente, como para aquellos que quieren una España soberana. Identidad y territorio se baten sin gran originalidad en un duelo imaginario de típica tradición hispánica. Las opiniones se dividen entre el fervor al imperio de la Ley y el fervor a una identidad autónoma; sometimiento contra insumisión.

jueves, 7 de septiembre de 2017

La revolución post burguesa de Macron: Empresa, Negocio y Trabajo

Mientras en España nos entretenemos con la pelea soberana del catalanismo, Macron declara en Francia el fin del soberanismo popular sumiendo a los independentistas catalanes en la mayor paradoja de toda su historia.

Los herederos de la revolución francesa pasan página y abandonan el gorro frigio en el armario del Louvre, y el eje franco–alemán se mueve para crear una nueva Europa donde Macron se perfila ya como el nuevo Napoleón del Imperio Europeo anunciando una profunda reestructuración del Estado Francés.

jueves, 31 de agosto de 2017

¿Qué es el trabajo?

El desplazamiento del sector productivo por el sector servicios
genera un cambio cualitativo en el sistema general de valores.
Foto gentileza de pixabay
¿Cómo es posible la sociedad actual? Algunos de los pensadores de la izquierda francesa no abducida todavía por el espíritu Macron, gustan de responder a esta pregunta con el triunfo del nihilismo asumiendo como tendencia real la negación de toda creencia o principio moral, religioso, político o social.

Los nihilistas sostienen la imposibilidad del conocimiento, y en buena ilógica abogan por la abolición de la filosofía  en los templos del desconocimiento universitario español. Sin conocimiento difícilmente puede valorarse nada. Mucho menos justificar algo. Como mucho se puede aspirar a la construcción de arquitecturas «lego» (el famoso juguete bric de construcción) a base de piezas estándar ya pre–definidas por los medios de comunicación y expertos en nómina.

jueves, 24 de agosto de 2017

¿Qué es la economía?

La economía es todo menos una ciencia racional. Y no es una ciencia por dos razones fundamentales, En primer lugar porque el capitalismo no es homogéneo ni en el tiempo, ni en el espacio, lo que impide definirlo bajo ninguna ley universal. Y en segundo lugar porque su doctrina hegemónica tiene tantos misterios como la religión. 

Así pues, los sacerdotes de ayer son los expertos de hoy, y tanto los ancestros, como sus hijos hablan del “motor” que mueve el mundo. Los antiguos creían en Dios, los expertos de hoy creen en TINA; las iniciales del acrónimo thatcheriano «There is no alternative» (No hay alternativa). Políticos y economistas reclaman hoy lo mismo que los curas medievales exigían a la feligresía cristiana y a los incrédulos de todo tipo; amar a Dios sin entenderle. Amar a TINA sin límite.

jueves, 3 de agosto de 2017

La economía social como alternativa al neoliberalismo financiero


El gobierno español insiste en que ya estamos superando la crisis mediante la exposición de datos estadísticos que permiten justificar su afirmación.

En este sentido nuestro cualificado gobierno de España se comporta con el mismo criterio científico que los lectores de los contadores eléctricos de Endesa o Iberdrola, sólo que ningún operario de calle de compañía eléctrica alguna en el mundo se le ocurre proclamarse doctor en ciencias físicas por mucho contador eléctrico que difunda en rueda de prensa.

Sólo nuestro buen gobierno se proclama docto en economía contando parados, turistas, cocacolas y todo aquello que sea indexable, dejando a los críticos en la difícil tarea de revisar los contadores trucados de las instituciones que cuentan parados, turistas, cocacolas, etc y refutar los datos, con nuevos datos.